El estado energético y las bases de la nutrición energética

El estado energético y las bases de la nutrición energética

el estado energético

El otro día hablamos sobre  “Qué es la nutrición energética”, lo puedes leer de aquí: (https://www.paivilinna.com/que-es-la-nutricion-energetica/ ). Hoy voy a hablar sobre  “cómo podemos saber que estado energético tenemos” para poder comer según ello.

Las mil y una teorías sobre la dieta saludable

Vivimos en un mundo con muchas teorías sobre la dieta saludable y eso hace que a veces sea difícil saber qué es realmente bueno para nosotros. La mantequilla es mala, la mantequilla es buena; los huevos suben el colesterol, los huevos no suben el colesterol, la comida cruda es buena, la comida cruda es mala, y un largo etc. Los diferentes puntos de vista sobre los alimentos saludables cambian todo el rato, según los estudios científicos más recientes, según las modas o según, sinceramente, vete saber que.

Hoy por hoy sabemos prácticamente todo sobre los macro- y micro-nutrientes, pero no importa cuán avanzado sea nuestro conocimiento sobre los alimentos, siempre hay estudios que introducen algo nuevo y desacreditan a otros.

Come con el sentido común y siguiendo el ritmo de la naturaleza

Personalmente me encanta la visión de la nutrición energética ya que acerca más el sentido común y se acerca más un estilo de vida antes que a una dieta X. No pone restricciones a nivel de las calorías, no limita y no es estricta. Tiene el objetivo de tener la gente feliz.  Por ello, es importante saber el estado energético de cada individuo ya que eso determina nuestra alimentación.  Entiende que la vida no puede ser una dieta continua. Sigue a los ritmos de la naturaleza, donde se incluye el ser humano como parte de ella. Ha existido durante miles de años y no ha sido manipulada por intereses económicos u otros y tiene el objetivo de prevenir los males antes de que sea tarde para hacer algo.

Las bases en la nutrición energética: el estado energético 

La base en la nutrición energética es saber el estado energético de la persona. ¿Queremos eliminar frío o calor, tenemos un organismo débil de tonificar o un organismo de  excesos para limpiar o los dos a la vez etc.? Para tener un diagnóstico completo y más profundo, tenemos que visitar a un profesional de la medicina china. No obstante, podemos perfectamente empezar a hacer pequeños cambios en nuestra alimentación al conocer las bases que determinan nuestro estado energético y eso es mi objetivo para hoy: darte pautas simples y fáciles para que puedas empezar a experimentar algunos cambios hoy mismo.

SALAD BOWL

Alimentos frescos y locales

Lo primero es comer alimentos frescos que estén libres de productos químicos, conservantes y procesamiento excesivo. Estos alimentos son los que más vitalidad y energía buena traen al organismo. Compra alimentos de km0, locales y ecológicos. Cuando comemos alimentos de temporada, no podemos equivocarnos mucho con la energía.

nutrición energética

Observa y piensa como ciertos alimentos te sientan, tras comerlos y confía más en esta sensación personal propia que en todo lo que el Sr.Google o los anuncios dicen. Nuestro cuerpo es sabio y lo que le sienta bien a uno no tiene porque sentarte bien a ti.

Primero se elimina los excesos, luego se añade nuevas cosas

Antes de comprar suplementos y súper alimentos es importante eliminar lo que ya sabemos que comemos en exceso y añadir lo que comemos poco o no comemos nunca.

Frío vs Calor

Al hablar del estado energético, lo básico y la primera cosa a distinguir es saber si uno tiende a tener más frío que calor y como se presentan los síntomas de frío y calor en nuestro cuerpo y que debemos hacer.

Una persona friolera es aquella con frío siempre, sus manos y pies están fríos, tiene aversión al frío, posiblemente la cara pálida, tiene cansancio y posiblemente puede resfriarse muy a menudo si su energía defensiva está en deficiencia.  Si además las heces son acuosas, diarreicas es un signo que no hay Yang, es decir, falta calor.

¿Cómo debería comer el friolero?

A esta persona no le conviene comer comida de naturaleza fría-fresca porque estas naturalezas tienen un efecto refrescante y aumentan a los síntomas de frío. El friolero debería evitar comer en exceso los alimentos y comidas frías o frescas; ensaladas, crudos, bebidas con hielo, fruta tropical etc. Sobretodo en épocas de frío, en invierno y ahora en la época de otoño que está a punto de empezar. En primavera se puede volver a comer un poco más y en verano la cosa cambia ya que hay más calor ambiental. Igualmente está persona tiene que ir con cuidado, porque si se junta el frío con una deficiencia de energía digestiva, una alimentación basada en exceso de alimentos fríos o frescos puede dar más problemas digestivos: dolor abdominal, hinchazón, distensión etc. Sentirse  cansado después de comer es un típico síntoma de una debilidad digestiva.  El frío puede ser también una causa en mujeres para los dolores menstruales, porque el frío congela y estanca los tejidos y la sangre energéticamente hablando y eso genera dolor.

Una alimentación excesivamente fría debilita la digestión y por lo tanto a todo el organismo. Por ello se aconseja pasar la verdura por ejemplo por una sartén aunque sería unos minutos o hervirlas unos pocos minutos, para que no sean 100% crudas. La fruta generalmente también es fría-fresca, sobretodo la fruta tropical. Si hay sintomatología de frío, mejor no abusar en exceso e intentar comer la fruta cocida o en forma de compota. Los zumos y batidos verdes son altamente fríos-frescos y por ello no adecuados para cada organismo, sobretodo si hay una debilidad. Si te gustan los zumos verdes o batidos, intenta por favor “yanginizarlo” lo máximo añadiendo hierbas calientas-tibias: canela, jengibre, cardamomo, o hacer mezclas con alimentos cocidos, hierbas calientes o compotas de fruta para neutralizar el efecto global. Recuerda también que energéticamente hablando la mejor época para hacer detox en base de zumos verdes es en primavera. En otoño podemos hacer limpieza pero lo más recomendable es una limpieza suave a base de caldos, sopas donde  abunde la verdura y podemos usar un poquito cereal.

A una persona que tenga esta debilidad digestiva más evolucionado y prolongada en el tiempo, incluso tomando agua natural a veces puede tener un dolor abdominal, imaginaros que le podría ocasionar una cerveza fría. La digestión necesita fuego-calor para poder procesar mejor los alimentos y para no gastar un exceso de energía.

fuego digestivo

¿Cómo es la persona calurosa?

Una persona que tiene un estado energético más “caliente”, tiene sofocos, suda fácilmente,  siente calor, puede tener ojos rojos, cara roja, dolores de la cabeza, un carácter con temperamento y que se enfada rápido o está siempre de mal humor. A esta persona no le conviene tomar regularmente infusiones de jengibre o canela, porque el calor se aumentará y empeorará su estado. Tampoco le irá bien tomar en exceso de café o alcohol porque aumentara el calor y nerviosismo.  A este tipo de personas una alimentación más bien neutra-fresca les irá bien para calmar la hiperactividad que tiene en su organismo.

También es posible que la persona tenga lo que se llama “falso Calor”, es decir, tiene Calor por deficiencia de Yin. Por el Yin entendemos los líquidos orgánicos de los que la Sangre forma parte. La deficiencia de Yin es algo “normal” cuando nos hacemos mayores. Perdemos los líquidos, tenemos más sequedad. Pensad una persona de 80 años vs una de 20. Si está perdida es excesiva, aparecen síntomas de Calor, pero no porque lo tengamos en exceso, sino porque el Yin no lo puede controlar. Es un hecho muy típico en mujeres durante la época de la menopausia por ejemplo, entre otras cosas.  En este caso lo mejor es comer lo más neutro posible, ni frío ni caliente, nutriendo los líquidos y así eliminando el exceso de sensación de calor.

Humedad 

HUMEDAD

La humedad es como mucosidad dentro de nuestro cuerpo y puede estar ensuciando los intestinos y órganos digestivos, dificultando la respiración en el pulmón o también en los órganos reproductivos generando problemas de infertilidad  por ejemplo. También muchas enfermedades musculares-esqueléticas como el reumatismo se agrava con la humedad que bloquea las articulaciones.

La humedad puede llegar por vivir en un ambiente de frío-humedad o por trabajar cada día en ambientes fríos. Hoy por hoy, creo que lo más común es por tener la energía digestiva por los suelos y comer altamente mal; refinados, azúcar, lácteos. Es por eso que cuando tenemos la humedad pegada en nuestro interior, es difícil de eliminar si uno no hace cambios en su alimentación.

¿Cómo sabemos si alguien tiene humedad?

Los típicos síntomas son heces pastosas, mal olientes que ensucian el váter y no tienen forma, mucosidades en las heces o en el pulmón, respiración fuerte con ronquidos, necesidad de escupir esta mucosidad, la lengua tiene una capa blanca y/o sucia. El abdomen está hinchado, la persona tiene una sensación de pesadez, tiene dolores de cabeza o sensación como si llevara puesto un casco en la cabeza y nota falta de concentración.

Una persona que come en exceso lácteos en base de leche de vaca, y sobretodo si están azucarados,  tiene muchos puntos de generar humedad, si además tiene una debilidad digestiva en el fondo. El comer crudos, ensaladas y beber cerveza también ayudan con la creación de humedad, sin olvidar todos los productos industriales con conservantes, harinas procesadas etc. Primero debilitamos la energía del bazo-páncreas-estómago y como seguimos comiendo mal, la humedad empieza aparecer.

En el caso de humedad, de nada sirve hacer tratamientos o tomar suplementos si uno no pone fin a la mala alimentación que tiene. Hay que eliminar la cantidad de pan, galletas y bollería y si es posible, directamente eliminarlos. Hay que cambiar por ejemplo la leche de vaca por leche de oveja o cabra y poco a poco intentar reducir la cantidad de lácteos diarios. El consumo diario de cerveza o bebidas refinadas debe acabar y tampoco deberíamos comer postre cada día, sobretodo si están basados en lácteos.

Resumen

Cómo hemos visto, es nuestro estado energético que determina cómo deberíamos comer. Por ello, las dietas generalizadas desde mi punto de vista no suelen funcionar bien porque no tienen en cuenta esta parte importante e personal. El estado energético no es un estado fijo, se cambia según la edad, según la estación del año, según cómo vivimos etc. Por ello es importante entender las bases y aprender a escuchar su propio cuerpo y comer según los cambios y por último, según lo que le sienta bien a cada uno.

Si te ha gustado este artículo compártelo con tus amigos para que puedan aprender y vivir mejor también. Y me encantaría oír tus comentarios, así que soy todo oídos. Y recuerda que en mi ebook gratuito, en los anexos tienes una larga lista de alimentos con su naturaleza y sabores. 

Fotos: Päivi Linna 

COMPARTE ESTE POST

Share on email
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
_MG_2933 - 03 de d’abril de 2019-03 de d’abril de 2019 (1)

Sigueme en

Soy Päivi Linna y quiero que descubras lo que la nutrición energética puede hacer por ti.

Categorias

Descarga gratis mi ebook y descubre “Las claves de la nutrición energética para una vida saludable”

Mockup